El coaching se asienta en las competencias de la inteligencia emocional, que posibilitan que el líder actúe como consejero, al tiempo que explora los objetivos y valores de los empleados y les ayuda a ampliar su repertorio de habilidades. Se trata de una competencia que requiere del uso simultáneo de las otras dos, que según la investigación, evidencia los mejore consejeros: la conciencia emocional de uno mismo y la empatía.
Los líderes conscientes de sí mismo, suelen ser personas sinceras, personas capaces de brindar desinteresadamente su ayuda e ir más allá de los simples consejos que hacen que el empleado se sienta manipulado o incluso atacado. La empatía, por su parte, permite que los líderes escuchen antes de reaccionar o de proporcionar feedback, con lo cual la interacción se mantiene centrada en su objetivo. Este es el motivo por el cual los buenos formadores suelen preguntarse: Este problema y objetivo es mío o suyo?
El considerable impacto emocional positivo del coaching se deriva fundamentalmente de la empatía y las relaciones que establece. El buen coach, sabe transmitir su creencia en la posibilidad de desarrollar la capcidad de las personas y la consiguiente expectativa de que pueden mejorar su trabajo. El mensaje que suelen comunicar tácitamente es el siguiente: "Yo creo en usted, por eso me preocupo y espero que dé lo mejor de sí". Como resultado de todo ello, las personas se sienten respaldadas por el líder y motivadas a asumir más responsabilidades y a alcanzar niveles superiores de actividad.
Hay veces en que el coaching se asemeja a una especia de tutoría activa. Señalemos, que la formación continúa de los líderes constituye una auténtica fortaleza cultural y la verdadera clave del éxito.
Fuente: El líder resonante crea más. Goleman, Boyatzis y McKee.

Vistas: 1

PARA SABER DESDE DONDE NOS VISITAN, HAGA CLICK SOBRE ESTA IMAGEN

 






Miembros

© 2014   Creada por Lupe.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio